Té&Twitt

junio 23, 2009 en 2:54 pm | Publicado en blog, blog fashion cool, medios de comunicacion, meme, mujer, Perú, Wonder Woman | 6 comentarios
Etiquetas: , , ,

te&tweet

Bueno, cansadas de tanta actividad twittera hightech, donde los caballeros suelen comparar sus gadgets (“el mío es más raro que el tuyo”, “ya, pero el mío está conectado con la NASA” …plop) y se ponen sinceramente pelmas si no hay cervezas; las twitteras han decidido que lo mejor sería hacer una actividad propia, donde se pueda charlar tranquilas, tomar tecito, comer pastelitos, conocerse, establecer lazos (algunos estratégicos, otros simplemente porque sí) y de paso que tenga un sentido social simbólico.

Te & Twitt

Día: Sábado 18 de Julio

Hora: Desde las 6:00 p.m.

Lugar: Arábica Espresso Bar –  Recabarren 269 Miraflores (Lima, Perú)

Entrada: Llevar 1 par de medias o guantes para niños (abrigadores), que será donado para los niños del sur.

Preinscripciones: Mensaje privado en Twitter a @fatimatv @saltamontess @dreampicker

No tenemos derecho de admisión. Sólo esperamos que vengas con buena vibra y las ganas de pasarla simpático por unas horas. Preiscríbete, para saber cuántas seremos. Tú ven nomás.

Actualización (a las 4pm): Puedes inscribirte, posteando aquí. Pon tu usuario twitter, porfa. ¿No tienes uno? Lo creas aquí.

Anuncios

Justificándonos

junio 3, 2009 en 3:17 pm | Publicado en blog, dinero, enfermedades, familia, idioteces, medio ambiente, medios de comunicacion, meme, mujer, otras webs, Perú, politica, santidad, tele, vida, writing | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

Imposible sacar cuerpo.

Imposible sacar cuerpo.

Un rasgo que suele definirnos es esa inefable capacidad para “sacar cuerpo” en las ocasiones más decisivas. El mejor medio para deslindar responsabilidades, en una manera sinvergüenza de demostrar que uno puede librarse de todo, si encuentra la forma. Tal vez, una manera esquizofrénica de no ver la realidad, aunque te pegue en la cara. Asusta y a la vez, demuestra “el cobre” del que se justifica.

Saca cuerpo el administrador judicial de un canal y no paga a sus acreedores y trabajadores; saca cuerpo un presidente regional sobre su incompetencia para prevenir una emergencia de salud; sacan cuerpo los ministros sobre el estudio de una ley que apremia; saca cuerpo una dirigencia indígena, sobre los excesos de comportamiento frente a la búsqueda de solución de su demanda; saca cuerpo un presidente que no entiende que vino a servir…

Saca cuerpo el funcionario público que atiende lentamente y sin ganas de servir, mientras tiene un colón de gente que espera ser servido; saca cuerpo el policía que cumple mal su deber y se deja corromper; saca cuerpo el maestro mediocre que culpa a su pobreza económica por su pésimo rendimiento; saca cuerpo el empresario que invierte diez lucas y quiere ganar mil, a costa de todos sus empleados mal pagados.

Saca cuerpo el padre que no protege al producto de su eyaculación feliz; saca cuerpo la mujer que decide dejarse vencer, por la razón que sea; saca cuerpo el que plagia en sus exámenes (en todo nivel educativo) y que pretende acceder a una acreditación feliz; saca cuerpo el que se hace dormido en el bus, mientras tiene a una persona mayor casi colgando a su lado…

Sacar cuerpo. Tan peruano. Tan latino, también. Tan humano. Qué difícil es asumir las culpas, adjudicarse las actitudes correctas y sobre todo, mantenerse clavado en el sitio. Allá los que se conforman con las justificaciones. Yo no me conformo, pues. Me joden las explicaciones. Me parece más honesto el reconocer los errores y con ello, sonarse los mocos de la realidad e ir adelante. ¿Tengo la culpa? La tengo, pues, carajo. Por no ser más honesta de lo que debo ser, por hacer malas elecciones y por no indignarme más seguido con aquellos que viven de modo autocomplaciente con sus vidas. Al final, soy igual que ellos. Me repugna, pero es la verdad.

A favor de todo, siempre habrá algunos que siempre tendrán los pantalones bien puestos. Por ellos, seguimos intentándolo. Seguiremos pateando a los pusilánimes, al menos por aquí.

Deja la inmovilidad, haciendo esto (si, seguimos insistiendo).

Maestros

mayo 22, 2009 en 1:25 pm | Publicado en blog, boys, fomento de la lectura, hits, mujer, otras webs, politica, vida, writing | Deja un comentario
Etiquetas: , , , , ,

Luis Jaime Cisneros, compartiendo un momento de sano esparcimiento (y combate) con un grupo de profes, entre ellos uno al que dedicaremos otro post.

Luis Jaime Cisneros, compartiendo un momento de sano esparcimiento (y combate) con un grupo de profes, entre ellos uno al que dedicaremos otro post.

No suelo trabajar los sábados. Tengo la suerte de tenerlos libres para otras cosas que no puedo hacer en la semana, pero salió un evento qué cubrir y así acabé en la primera fila de una jornada docente, realizada en la UCSS, el día 16. Habían invitado a dos personalidades educativas, pero lo que dijo la primera de ellas, me dejó clavada en el asiento, de pies en punta y como sabueso que enseña a la presa, es decir, con todos los sentidos en ON.  No era para menos, pues; Luis Jaime Cisneros me hizo recordar aquellas conversaciones que tenía de pequeña con aquellos que ya no están y me felicité de haber caído por ahí.

Sólo posteo el video y pongo, a modo de fin, una cosa que dijo que me dejó pensando (en realidad, todo lo que dijo fue valiosísimo): “los textos nos ayudan a entender la batalla por buscar la verdad…” Amén.

Vacaciones útiles

febrero 17, 2009 en 7:16 pm | Publicado en amor, blog, familia, fomento de la lectura, love, mujer, santidad, vida, writing | 2 comentarios
Etiquetas: , ,
Los mejores veranos, los de la infancia.

Los mejores veranos, los de la infancia.

Mi madre es maestra. No es una profe, así, pacharacamente como cualquiera ahora puede serlo, si le falta la plata y si no encuentra chamba en su carrera. Sin quererlo, sin pensarlo y porque no se le ocurrió otra cosa mejor, es maestra. Le hubiera ido bien de analista política, de abogada o de publicista. Fue educada en una época donde serlo tenía una mística y sobre todo, dignidad. A su carrera le dedicaba casi todo el año. Se la pasaba educando a los hijos de los demás. Cansada de aguantarlos, venía a vernos y ya se imaginan que la pobre andaba sacada de quicio la mayor parte del tiempo. Agotada, intentando de poner disciplina cuando lo único que ella deseaba era una ducha y a la cama, luchaba porque entendiéramos el valor de la disciplina, el orden y la verdad.

Pero en verano, ella era nuestro mayor divertimento. Le encantaba leer. Le encanta leer. Se sentaba en el escalón de nuestra puerta principal, con nosotras, pequeñísimas, a contarnos historias y si era necesario, a leérnoslas. Nuestros primeros recuerdos (los de la Negra y Chochi también) son sentaditas, apretadas a ella, mientras nos leía Corazón, de Edmundo de Amicis. Iba deteniéndose, explicándonos lo que no comprendíamos. Ayudándonos a imaginar, con olor de mandarinas, uvas que se pelaban, manzanas heladas, que nos dieron los mejores efectos especiales de todos los tiempos; para que nada se nos olvidase.

Cada lectura era un viaje que en nuestras mentes, aparecían como películas apasionantes que ella interrumpía ex profeso en el mejor momento: siempre ha pensado que el truco para leer ininterrumpidamente es dejar la lectura cuando más se disfruta. Bastante masoquista, digo yo.

Con mi padre metido en la escritura de sus libros, nuestro tiempo libre era cubierto por ella. Nos llevó de viaje con sus lecturas, nos enseñó a cocinar a cada una, nos enseño a coser, a limpiar de verdad, a que “cada cosa tiene un lugar en el espacio”, a que “vive el que se decide”, a que “el mundo es de los audaces”, que “el brillante atrae al brillante”… le aprendimos hasta los trucos. Nos llevó algunas veces a la playa, mientras nos aferrábamos con las uñas al viejo wolkswagen que conducía como primeriza.

De tanto en tanto, la veíamos con un libro inmenso en las faldas, y de tanto en tanto mirar al cielo también; un atlas del mundo, ilustrado, en el cual viajaba con la mente. Con ella aprendimos a hacer itinerarios, a caminar por calles imaginarias en tours imposibles, conocer historias diferentes. Con ella aprendimos a fantasear.

Luego llegaba la temporada pre inicio de clases y todo este conciliábulo de mujeres y niñas, quedaban postergado para algunas pocas épocas durante el año; se cerraban las puertas de los patios y mi madre dejaba de soñar.

Cuento todo esto porque ayer, no tuve luz en casa. Sin internerd ni cable, Chucky (hija de la Negra y mi sobrina) no tuvo más remedio que sentarse conmigo a escuchar lo que les acabo de contar y otras historias más… y no pudo desengancharse. Hoy la voy a encontrar subida en un banco, buscando algunos libros que ya nadie lee, en la biblioteca, muerta de la curiosidad.

Las vacaciones útiles, no son por los cursitos en los que te enchufaron tus viejos, ni si pagaron un dineral para que Satriani te enseñara a tocar guitarra, por ejemplo. Fueron cuando el tiempo libre compartido con ellos fue de calidad, y viviste los mejores veranos de tu vida.

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.