Justificándonos

junio 3, 2009 en 3:17 pm | Publicado en blog, dinero, enfermedades, familia, idioteces, medio ambiente, medios de comunicacion, meme, mujer, otras webs, Perú, politica, santidad, tele, vida, writing | 2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

Imposible sacar cuerpo.

Imposible sacar cuerpo.

Un rasgo que suele definirnos es esa inefable capacidad para “sacar cuerpo” en las ocasiones más decisivas. El mejor medio para deslindar responsabilidades, en una manera sinvergüenza de demostrar que uno puede librarse de todo, si encuentra la forma. Tal vez, una manera esquizofrénica de no ver la realidad, aunque te pegue en la cara. Asusta y a la vez, demuestra “el cobre” del que se justifica.

Saca cuerpo el administrador judicial de un canal y no paga a sus acreedores y trabajadores; saca cuerpo un presidente regional sobre su incompetencia para prevenir una emergencia de salud; sacan cuerpo los ministros sobre el estudio de una ley que apremia; saca cuerpo una dirigencia indígena, sobre los excesos de comportamiento frente a la búsqueda de solución de su demanda; saca cuerpo un presidente que no entiende que vino a servir…

Saca cuerpo el funcionario público que atiende lentamente y sin ganas de servir, mientras tiene un colón de gente que espera ser servido; saca cuerpo el policía que cumple mal su deber y se deja corromper; saca cuerpo el maestro mediocre que culpa a su pobreza económica por su pésimo rendimiento; saca cuerpo el empresario que invierte diez lucas y quiere ganar mil, a costa de todos sus empleados mal pagados.

Saca cuerpo el padre que no protege al producto de su eyaculación feliz; saca cuerpo la mujer que decide dejarse vencer, por la razón que sea; saca cuerpo el que plagia en sus exámenes (en todo nivel educativo) y que pretende acceder a una acreditación feliz; saca cuerpo el que se hace dormido en el bus, mientras tiene a una persona mayor casi colgando a su lado…

Sacar cuerpo. Tan peruano. Tan latino, también. Tan humano. Qué difícil es asumir las culpas, adjudicarse las actitudes correctas y sobre todo, mantenerse clavado en el sitio. Allá los que se conforman con las justificaciones. Yo no me conformo, pues. Me joden las explicaciones. Me parece más honesto el reconocer los errores y con ello, sonarse los mocos de la realidad e ir adelante. ¿Tengo la culpa? La tengo, pues, carajo. Por no ser más honesta de lo que debo ser, por hacer malas elecciones y por no indignarme más seguido con aquellos que viven de modo autocomplaciente con sus vidas. Al final, soy igual que ellos. Me repugna, pero es la verdad.

A favor de todo, siempre habrá algunos que siempre tendrán los pantalones bien puestos. Por ellos, seguimos intentándolo. Seguiremos pateando a los pusilánimes, al menos por aquí.

Deja la inmovilidad, haciendo esto (si, seguimos insistiendo).

Anuncios

Frialdad que indigna.

mayo 29, 2009 en 8:56 pm | Publicado en blog, familia, hits, medio ambiente, medios de comunicacion, meme, otras webs, Perú, politica, tele, writing | 3 comentarios
Etiquetas: , , ,

Todos a una.

Todos a una.

Es decir, sólo para aquellos que escuchamos atentamente las noticias nos suele indignar la manera cómo se “escoge” lo que se quiere mostrar. Al parecer, los niños muertos de frío en el sur, no es noticia.  ¿Qué lo es? ¿El padre Cutié y su chamacona? ¿Magaly mirando la cana again? ¿la gresca vivaza de los apristas en plena expo de buenote de Simon? ¿Mi falda nueva a cuadritos?

Qué simple parece ser todo, luego, cuando se recuerda lo correcto. Por lo pronto, nos aunamos al coraje. Tal vez sirva de algo. Tal vez no.

Lo que aprendí de ti

mayo 23, 2009 en 2:15 pm | Publicado en amor, blog, boys, dinero, familia, fomento de la lectura, love, mujer, santidad, vida, writing | 8 comentarios
Etiquetas: , , , , ,
Tú, intentando sostenerme, como siempre.

Tú, intentando sostenerme, como siempre.

A dibujar y a pintar.

A leer, justo cuando mis propios juguetes ya me aburrían.

A montar bicicleta (y tú no sabías montarla, nunca aprendiste, así que me sujetabas con ilusión)

A tomar micro.

A tener en cuenta que el dinero no da la felicidad y que en verdad es un medio para conseguir otras cosas.

A trabajar con humildad y a hacerlo bien, en una.

Esa exagerada honestidad que muchas veces juega en nuestra contra.

A amar a pesar de los errores de los otros y no tener miedo al “para siempre”

A ser puntual.

A considerar a la biblioteca de la casa como un mundo excitante para explorar.

Que el fervor religioso no necesita aspavientos, sólo una relación entre uno y Dios.

A tomar las propias decisiones en serio.

A que es preferible ser impopular a hacer cosas que no me parecen correctas.

A disfrutar del silencio, del reposo, de una buena comida.

A querer a mi país, más allá de los lugares comunes, por lo que ha sido, por lo que es y por lo que será. A tenerle fe.

A enseñar, más con actitudes, que con palabras.

A aprender todo lo que me sea posible.

A aceptar que los demás son diferentes y tienen algo qué enseñarme, por más negativos que puedan ser.

A disfrutar en la pobreza y en la abundancia.

A reír  sin miedo del propio ridículo.

A entender que nunca estaré sola…

Yo no busco que los hombres que ame, se te parezcan. Tienes muchos defectos que a veces me enervan. Sin embargo, quiero que tengan tus notables virtudes. Pero principalmente, quiero que vean lo que me has enseñado. Ahora que tu cinturón camina guiado por tus hijos, que vas por donde te decimos y no te gusta, te pedimos que confíes. Confía. Tan mal trabajo no hiciste.

Todo sobre ella

abril 27, 2009 en 1:13 pm | Publicado en amor, blog, familia, fotos, love, mujer, santidad, vida, Wonder Woman, writing | 6 comentarios
Etiquetas: , , , ,

conmom12

No soy estacional. Ni siquiera tengo las fechas de acontecimientos importantes apuntadas en mi cabeza. Mucho menos se me ocurre creer que algo de lo que escribo lo lea algo más que 20 personas. Es más, la última vez que vi las palabras de búsqueda para caer por aquí, salió “Jonas Brothers” y “partes de una boleta de venta”. Luego, intento ser lo más honesta posible para decir mis cosas, porque entre los 3 gatos que me frecuentan están los que más me conocen…

Aquí estoy, entonces, elucubrando un post para ella. Ella. Justo ella, que no me lee y a la que tengo que andarle contando sobre mis posts y haciéndome la sueca cuando mando mensajes en ellos para otros, porque me pregunta “¿y eso qué quiere decir?” y yo le digo otra cosa, para desviar su curiosidad, por que  luego, no suele aceptar que somos distintas. Esto, para ella.

Tengo que reconocer que se ha ganado mi respeto, con el tiempo. Lo siento, es que en mí, todo es al revés. Las personas se ganan su puesto, en mi mente y en mi corazón. Algunas lo hacen con una rapidez espantosa, otras toman el sabor del vino añejo, el perdón (y disculpa) de quien mal interpretó antes, todo.

La miro, sentada en la oscuridad de las noches de verano de cualquier año y la recuerdo regalándome la magia de la lectura. La recuerdo, también, persiguiéndome con el palo del hervido, dándome la tunda por no obedecerle. Ahí estaba ella, diciéndome cosas terribles, dejándome parada en medio de la calle. Pero también la recuerdo trayéndome las cosas más inimaginables en su cartera de viaje, preocupada por mi azarosa vida sentimental y laboral, escuchándome las pocas historias que le quiero contar –básicamente para que no me agarre de pretexto para su preocupación diaria- o leyendo mis primeros originales; mirando emocionada y en silencio, mis cuadros.

Me suele horrorizar utilizar sus mismas frases, como cuando corrijo a la Chiki; me peleo con ella y sus ideas de la época del Mambo sobre el mundo; me desespera que haya escogido a la década de los 80s como su mejor laguna mental sobre nosotras… justo mi era más trascendental…

Pero sobre la balanza que son las relaciones, están en mi mente esas imágenes que nunca he visto: la de aquella niña enferma, discriminada y abstraída del mundo; la misma que luego sacó garras para hacer que su vida fuera diferente a lo que todos  pensaban que sería, y encontrara lo que buscaba, porque lo merecía. Porque lo sigue mereciendo.

De ella he heredado esa facultad para capturar a la intuición y usarla como el mejor escudo. De ella tengo la maldita terquedad con la que me muevo en el mundo. Es de su sangre la ansiedad por las cosas que demoran, el silencio que habla a gritos, la mirada que come como el ácido. De ella, también, el truco para seguir persistiendo cuando todos se dan por vencidos y el almorzarse las propias angustias, para empujar al resto. Todo en un porcentaje pequeño, porque soy una versión corregida, pero no aumentada. No tuve su suerte y se lo aprendí viéndola; como quien dice, en una repetición de una teleserie que es antigua, pero que sigue vigente. Ella tuvo que vivirlo… eso, dicen algunos, “es ser TRUE”.

Entonces, no soy estacional. Por eso, un posteo sobre la mayor efeméride de mayo no va ahora, pero me llega, ¿ok? Su cumple se acerca y yo sé que puedo regalarle algo caro (sep, puede ser), pero también sé que en su corazón, se quedará esto, porque se lo leeré. Las paces están hechas y probablemente lo agradecerá mejor que si le comprara un pasaje a Río. Bueno, no tanto.

Pero te amo, finalmente, mamá.


conmom2

Un viaje

marzo 26, 2009 en 10:55 pm | Publicado en blog, celibataire, mujer, otras webs, Perú, soltera, soltería, vida, Wonder Woman, writing | 3 comentarios
Etiquetas: , , ,

Este iba a ser un post en plan panegírico a aquellos que se van. Otra vez. Pero como ya me cansé de andar en afanes necrológicos por alguien a quien conocí tan poco y sobre todo, porque ya quedó claro que hay excesos que fomentan otros, pues mejor uno se calla y le deja las discusiones a quienes sí se las quieren soplar.

 

Mi jefecito (y no lo digo porque él lea este asunto, pero buen puede) me preguntó algunas semanas atrás si es que me interesaba tomarme unos días libres, en plan “recargar baterías” y salir a cortar margaritas a otro jardín que no fuera el común. Me tomó por sorpresa, porque mi régimen laboral me permite flexibilidad de horario, pero vacaciones… no. Gracias Libre Mercado. Gracias.

 

Como sea, me encuentro armando maletas. Me largo. Súper influenciada por el Feng Shui, arranco para el norte. En mi psicosis por controlar todo, el asunto va planificado en lo modular (qué llevar, cómo llegar, dónde caer) y completamente informal en el resto. Por momentos, me siento el Niño Goyito, epítome de la ñañería limeña huachafaza, que alucina que va a tomar el Orient Express , cuando va a Huacho. Never mind.

 

Sin embargo, mi asunto va por otra vertiente. Es mi primer viaje sola. Antes lo he hecho con familiares, con amistades, con gente de la oficina, e incluso acompañando a autoridades gubernamentales, en plan sobón. Ahora no. No tengo a quien echarle la culpa si elijo un mal hotel, si me pierdo en la ciudad, si llego tarde a tomar el bus y me deja… Voy a ser positiva con todo, por supuesto. Viajar sola, siendo mujer, en el interior de Perú es casi como tener un letrero de neón que diga “Atácame” y con eso, las precauciones van dobles, entonces.

 

Pero, este viaje es de entrenamiento. Tengo que aprender a perderle el miedo a la gente, a encontrar cosas que no espero y sobre todo a solucionarme los problemas yo solita (algo que ya hago hace siglos, ok, pero no es lo mismo si no tengo a la family, pe) y a disfrutar esta soledad que yo misma me impongo y que me enseñará a caminar, para llegar a otros lugares (a donde definitivamente iré), en el futuro. Más vale tarde que nunca, digo.

 

¿Nos leemos? Claro. Pronto.

Legiones, poesías, viajes, cines.

marzo 20, 2009 en 1:57 pm | Publicado en amor, blog, blog fashion cool, boys, celibataire, chamba, cine, familia, Harry Potter, hits, medios de comunicacion, meme, mujer, otras webs, Perú, vida | 1 comentario
Etiquetas: , , , ,

Mi yo interior y todos mis protagonistas, cantan a coro cuando quieren y cuando no, pues gritan.

Mi yo interior y todos mis protagonistas, cantan a coro cuando quieren y cuando no, pues gritan.

Hace un tiempo que me he desdoblado en muchas partes. Nada que no sea un reflejo de lo complicado que es el ser humano, pues todo el mundo tiene matices, caras con las que se muestra al mundo, en cada situación diferente que se le presenta.  Yo tengo blogs.

En éste, converso en voz alta sobre las cosas que me pasan por la mente, que me asombran, me joden o simplemente, me parece un horror dejar en el olvido. Es una lobotomía constante, donde saco y meto cosas, porque uno no puede vivir con tanta vaina sin volverse loco y al final, esto es pura terapia.

En el otro, es un blog de un libro que no tengo cuándo publicar.  Si bien no está todo lo que debería, si está todo lo que es. Poesía y más poesía. Algunos trozos de prosa poética y algunos cuadros.  Es el ático de mi cerebro, donde guardo algunos fantasmas y abro la ventana para que se vayan otros. Este cobra relevancia el sábado (la verdad que para mí, todo el tiempo) porque desde el 2000, cada 21 de Marzo es el Día Mundial de la Poesía y yo pretendo andar verseando por todo lado, incluyendo el twitter. Avisados.

El tercer blog… ahhh, no pensaba hablar de él. Es una pizarra de mensajes, con música. Parte de un juego de escondidas, hecho para que se revise de tanto en tanto, se piense y se sienta. No apto para cínicos, ni despechados, ni analfabetos funcionales. Ni siquiera está en español. Los posts sólo los entiende aquel que sabe todas las respuestas. Cada uno es una miguita de pan, dejada ex profeso, para que se autotestee y sepa si lo que hay por ahí es verdad.

El desdoblamiento va viento en popa. No tiene visos de calmarse. Debe ser que, al ser Legión,  siempre hay mucha gente que tiene cosas qué decir.

Entre otras noticias…

Una de las imágenes más bellas de una película que debe ser vista sin prejuicios.

Una de las imágenes más bellas de una película que debe ser vista sin prejuicios.

Esta ha sido una semana de susto, definitivamente. El miércoles en la noche decidí que ya era suficiente de stress y… programé mis  vacaciones.  Felizmente en casa han tenido la decencia de no decirme nada de todo lo que me ha estado pasando –una mezcla entre la ley de Murphy y maldición gitana- y me han compadecido en silencio.  Mis vacaciones se darán la próxima semana. Ni idea a dónde y aunque inicialmente iré acompañada, si se ponen modosos, pues agarro mi mochila de Harry Potter y arranco a donde me lleve la ruta (pero antes compro mi boleto, que eso de irse a Fiori es para locos y desesperados) con mi botellón de agua, porque a mí las aventuras me dan muchísima sed.

Ayer fui a ver la Teta Asustada. Fui con mi madre, quien recién iba al cine, luego de varios meses de una operación delicada de la vista. Mi asombro fue encontrar a muchas mujeres jóvenes… con sus mamás, también. Tal vez fue una casualidad, pero a mí me frickeó. Tal vez es el tema… ¿Nuestra impresión sobre la pela? Una banda sonora que nos trajo a siglos atrás, una fotografía impresionante y un guión rico en imágenes y sublecturas. Magali Solier tiene la capacidad para convertirse en actriz-fetiche de los mejores directores. Por lo pronto, cruzamos los dedos para que alguien como Almodóvar se fije en ella. El talento se le desborda y te toca. La dirección de actores es asombrosa, para sacar esas reacciones tan naturales de actores primerizos y espontáneos… Hay que verla… en el cine. Luego asombrarse de tanto talento, después de desvestirse de prejuicios.

Lo que fuimos, lo que somos, lo que seremos.

marzo 6, 2009 en 10:25 pm | Publicado en blog, familia, fotos, medios de comunicacion, meme, otras webs, Perú, politica, santidad, vida, Wonder Woman, writing | 3 comentarios
Etiquetas: , , , ,

Hay cosas que no se pueden olvidar.

Hay cosas que no se pueden - ni deben- olvidarse.

Los recuerdos son lo único que nos ligan al pasado. Para algunas cosas, los recuerdos se convierten en grilletes que impiden caminar mondo y lirondo por el resto del mundo. Vas arrastrándolos, dolorosamente y no nos dejan ver la ruta, no nos dejan pensar ni ver las oportunidades que se abren como ramales del mismo camino, ofreciéndonos diversos finales alternos. Para los más, los recuerdos son escaleras. Permiten ver los horizontes, comprender los caminos recorridos. Nos enseñan, porque nos ayudan a escoger, a arriesgarse, a ser capaces de analizar más rápido las señales. Los recuerdos nos preparan para las sorpresas agradables, nos hacen más sabios y nos humanizan.

Los recuerdos y nuestra propia experiencia de vida, son las bases de nuestro background. Olvidarlos implica volver a meter la pata de la misma manera, sin poder cerrar los círculos de aprendizaje, en un estúpido afán por creer que nada tiene que enseñarnos el pasado. Ni siquiera el propio.

¿Qué sucede con los recuerdos de los otros? Negarles a volver a ellos, desde su propia perspectiva catárquica, es un insulto. No todos tenemos la fuerza para mirarlos objetivamente. Muchos seguimos con heridas que recrudecen, como un reuma de invierno, en las junturas de los huesos. Duelen, pues. Un padre, un hermano, un hijo, un amigo muerto en circunstancias absurdas y violentas, merecen ser recordados, no por cómo se fueron, solamente; si no por que sus propias vidas merecen tener un sentido en conjunto. El sentido de ser parte de la construcción del corazón y la conciencia de una nación. Para que el que recién llega, sepa porqué somos como somos, hoy. Para que aprecie lo que se intenta lograr, día a día. Para que no se repita.

Y esto lo digo, porque me dio dejavû twittear una noticia, hoy. Algo que me recordó a una política usual de hace 25 años, poco menos. Una perla más, dentro de las idioteces que nuestra clase política tercermundista, ignorante ex profeso y ciega, nos hace el honor de mostrar, cada vez que puede y sólo porque tienen el poder, el desamor por su patria. Lo digo porque, aunque ya todo el mundo se ha quejado de lo obtusos que son, merecen saber que aún hay gente que se acuerda de toditito. No, señores. Cuánto lo lamentamos, pero el Museo de la Memoria podrá no estar en sus planes, más nosotros lo tenemos todo archivado. En nuestro propios cerebros y en nuestros corazones. Más feo, aún: lo vamos a contar a todo el que caiga en saco, mismos aedas modernos.

Este post va por los amigos que se perdieron en otras corrientes, por los que nunca volvieron a casa, por los que siguen purgando condenas (reales o ficticias) y por aquellos que quieren olvidar… pero no podrán. A todos ellos, el corazón y los textos en la mano. Poco consuelo, es verdad. Pero algo es algo.

Hembras

marzo 2, 2009 en 2:41 pm | Publicado en blog, familia, medios de comunicacion, mujer, tele, vida, Wonder Woman, writing | 5 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,
¿Mil oficios? Ellas.

¿Mil oficios? Ellas.

A mí no me asombra el coraje de la mujer perucha. Para nada. Eso será para quien anda hellokietando por ahí, en plan inconsciente, como quien dice, en el mundo paralelo que existe en algunos sectores de la sociedad, en los que todo les parece how cultural, funny y sinceramente, mejor para un estudio antropológico para el Boletín de Lima.

No me asombra porque vivo rodeada de ejemplos, en el día a día. Mujeres que llevan el peso del hogar solas; otras que se enfrentan a la autoridad corrupta desde sus cargos empresariales o laborales; otras más que luchan por un sueño y no se amilanan con nada y con nadie.

En un país donde el porcentaje de analfabetismo es alto, sobre todo porque son mujeres las que los sufren; donde los crímenes mal llamados “pasionales” esconden una carencia de valores en una sociedad a la que le importa un pimiento las mujeres, pero sí se sirve de ellas para el consumismo, para hacer noticias y para subyugar y embrutecerlas… hay algunas que ponen los puntos sobre las íes y esas son las que me gustan.

Típica imagen, más típica, vida.

Típica imagen, más típica, vida.

No son “hembritas”, pues, querido. Son hembras de ley, mujeres que tienen siempre cosas qué enseñarte y a las que se las respeta o el destino –o ellas, probablemente, si tienen ganas- te van a dar duro, con palo, duro. La cobradora del micro a la que no quieres pagar, la mujer policía a la que irrespetas, la doméstica a quien intentas abordar, la compañera de chamba que está más calificada que tú pero cobra menos; la jefa que consideras histérica porque crees que “no la ponen al día”, la mujer que necesita empleo y a la que le ofrecen el puesto previo “requisito”; la que es ninguneada pese a su talento e inteligencia, sólo por ser mujer y eso recontra jode. Todas ellas son hembras, mujeres de raza que llevan a este país a la cima de las ilusiones y que piden respeto.

Es decir, estimada sociedad peruana, déjense de ridiculeces. No queremos su aceptación. No deseamos sus parabienes, ni laureles deportivos, ni siquiera sus reconocimientos. Nos valen un pimiento morrón, porque con eso no se come, no se sobrevive, no se crece. Súbanse al cerro para vernos, para vivir nuestras vidas, para entender nuestras motivaciones y no en ocasiones en las que puedan sacar ganancia.

Luego, pena sentidísima por aquellas estúpidas que no entienden su función en esta absurda sociedad peruana y conspiran con un enemigo para el cual jamás serán tomadas como iguales… hasta que ellas, que están adentro del monstruo, despierten.

Caray. Todo porque Kina Malpartida dijo “que no me jodan” y juro que fue la mejor frase que he escuchado en años. ¡Kina presidente!

Kina, eres mi héroe. No por el puñetazo, si no por todo lo que has dicho después.

Vacaciones útiles

febrero 17, 2009 en 7:16 pm | Publicado en amor, blog, familia, fomento de la lectura, love, mujer, santidad, vida, writing | 2 comentarios
Etiquetas: , ,
Los mejores veranos, los de la infancia.

Los mejores veranos, los de la infancia.

Mi madre es maestra. No es una profe, así, pacharacamente como cualquiera ahora puede serlo, si le falta la plata y si no encuentra chamba en su carrera. Sin quererlo, sin pensarlo y porque no se le ocurrió otra cosa mejor, es maestra. Le hubiera ido bien de analista política, de abogada o de publicista. Fue educada en una época donde serlo tenía una mística y sobre todo, dignidad. A su carrera le dedicaba casi todo el año. Se la pasaba educando a los hijos de los demás. Cansada de aguantarlos, venía a vernos y ya se imaginan que la pobre andaba sacada de quicio la mayor parte del tiempo. Agotada, intentando de poner disciplina cuando lo único que ella deseaba era una ducha y a la cama, luchaba porque entendiéramos el valor de la disciplina, el orden y la verdad.

Pero en verano, ella era nuestro mayor divertimento. Le encantaba leer. Le encanta leer. Se sentaba en el escalón de nuestra puerta principal, con nosotras, pequeñísimas, a contarnos historias y si era necesario, a leérnoslas. Nuestros primeros recuerdos (los de la Negra y Chochi también) son sentaditas, apretadas a ella, mientras nos leía Corazón, de Edmundo de Amicis. Iba deteniéndose, explicándonos lo que no comprendíamos. Ayudándonos a imaginar, con olor de mandarinas, uvas que se pelaban, manzanas heladas, que nos dieron los mejores efectos especiales de todos los tiempos; para que nada se nos olvidase.

Cada lectura era un viaje que en nuestras mentes, aparecían como películas apasionantes que ella interrumpía ex profeso en el mejor momento: siempre ha pensado que el truco para leer ininterrumpidamente es dejar la lectura cuando más se disfruta. Bastante masoquista, digo yo.

Con mi padre metido en la escritura de sus libros, nuestro tiempo libre era cubierto por ella. Nos llevó de viaje con sus lecturas, nos enseñó a cocinar a cada una, nos enseño a coser, a limpiar de verdad, a que “cada cosa tiene un lugar en el espacio”, a que “vive el que se decide”, a que “el mundo es de los audaces”, que “el brillante atrae al brillante”… le aprendimos hasta los trucos. Nos llevó algunas veces a la playa, mientras nos aferrábamos con las uñas al viejo wolkswagen que conducía como primeriza.

De tanto en tanto, la veíamos con un libro inmenso en las faldas, y de tanto en tanto mirar al cielo también; un atlas del mundo, ilustrado, en el cual viajaba con la mente. Con ella aprendimos a hacer itinerarios, a caminar por calles imaginarias en tours imposibles, conocer historias diferentes. Con ella aprendimos a fantasear.

Luego llegaba la temporada pre inicio de clases y todo este conciliábulo de mujeres y niñas, quedaban postergado para algunas pocas épocas durante el año; se cerraban las puertas de los patios y mi madre dejaba de soñar.

Cuento todo esto porque ayer, no tuve luz en casa. Sin internerd ni cable, Chucky (hija de la Negra y mi sobrina) no tuvo más remedio que sentarse conmigo a escuchar lo que les acabo de contar y otras historias más… y no pudo desengancharse. Hoy la voy a encontrar subida en un banco, buscando algunos libros que ya nadie lee, en la biblioteca, muerta de la curiosidad.

Las vacaciones útiles, no son por los cursitos en los que te enchufaron tus viejos, ni si pagaron un dineral para que Satriani te enseñara a tocar guitarra, por ejemplo. Fueron cuando el tiempo libre compartido con ellos fue de calidad, y viviste los mejores veranos de tu vida.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.