Vámonos todos yendo

febrero 10, 2009 en 3:15 pm | Publicado en amor, blog, medios de comunicacion, mujer, otras webs, santidad, vida, writing | 2 comentarios

Eluana Englaro, como se le debe recordar.

Eluana Englaro, como se le debe recordar.

Cualquier muerte conmueve. Lo hace porque nadie es una isla, porque todo el mundo está relacionado con alguien y porque siempre alguien le termina recordando a uno. Cuando uno ya no está, las memorias se adelgazan y se tiene la tendencia de recordar sólo las cosas buenas; y si esta pérdida es repentina, pareciera que se está de viaje y el desaparecido vendrá en cualquier momento a ocupar su espacio en la cotidianeidad del resto.

Pero cuando alguien sufre una larga y penosa enfermedad, es una agonía que agarra a todo aquel que se relaciona con él. He vivido un par de agonías largas y creo que algo puedo decir. Ambas, personas vitales toda su vida, a quienes la enfermedad echó a una cama de la cual no pudieron levantarse. Todos veíamos cómo la vida se les escapaba, poco a poco. Las posibilidades de mejoría eran imposibles y lo único sensato era darles calidad de vida, mientras la tuvieran.

Las personas que conocí ya había hecho una vida. Habían amado, odiado, mirado desde la cima de sus metas, la plenitud de sus caminos recorridos. Debe ser, entonces, sumamente difícil ver la agonía de un ser joven. Mucho peor si eres el padre.

No tengo derecho a tirar la primera piedra. Chmre, qué difícil debe ser ver a tu hija tirada, 17 años, en una cama y sin posibilidades de que algún día se despierte. Esperando y esperando un milagro o que la tecnología médica te de un viso de progreso. Desgastando tus relaciones con el resto de la gente, porque es evidente que ella es algo que no puedes dejar para irte alegremente de vacaciones. Viviendo en una depresión crónica porque, ni siquiera en el final, puedes acompañarla. Perder un hijo, joven. Carajo.

Imagino que aquellos que se oponen a la desconexión de Eluana, no deben haber vivido la pena que presupone sentirse impotente ante el dolor y el sufrimiento de alguien a quien se ama. O tal vez, sí la vivieron, pero desde otra manera. Creyeron firmemente que ese cuerpo que yacía, tenía una conciencia y por eso, tenía el derecho a vivir hasta que Dios quisiera, ayudado por todo lo que hiciera falta. Tienen su derecho a pitear. Pero también, creo que nadie puede estar absolutamente seguro, en estos momentos, de que la tecnología podrá resolver todos los problemas que nosotros no podemos.

Es probable que la actitud del padre, por luchar una década con el fin de desconectarla, se vea fea, sea poco ética y hasta lleguen a decir que es antinatural. ¿Cuánto de amor puede haber tenido esta decisión? ¿Cuánta de cansancio, de pena, de desesperación? Yo no podría tomar semejante decisión. No tengo el valor.

Bueno, Eluana, ya nos vemos, y disculpa la simpleza.

Más: Policía italiana custodia clínica

Muerte de Eluana conmueve y divide a Italia

Berlusconi da su tan autorizada opinión

Update: Eliana, enterrada en el pueblo de sus abuelos

Anuncios

2 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Al menos te haces preguntas. Vale. Otros se creen árbitros del derecho a matar a otros en nombre del amor.

  2. Me dio una pena. Yo sinceramente pienso que nadie tiene derecho a quitar la vida solo Dios por eso estoy en contra de la Eutanasia y la Pena capital. Mi abuela estuvo varios meses en coma antes de fallecer, la familia estaba deprimida y exhausta pero nadie quería que se fuera, estaban dispuestos a seguir cuidando de ella, aunque no se que pasaría si en vez de emses fueran años.
    Pensaba en el otro caso, el de la mujer norteamericana Terri Schiavo, que llevaba 15 años en coma, quien fue desconectada luego de un sonado juicio a pedido de su esposo porque, claro, el ya tenía otra pareja y seguramente estaba aburrido de cuidar a un vegetal humano. En ese caso los padres de Terri solicitaron que les dieran a ellos la tutela, que les permitieran cuidar y velar por ella pero el que tenía la última palabra era el marido. Recuerdo que leí que la madre lloraba diciendo mi bebé, mi bebé!!! cuando la desconectaron. Terrible drama.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: