Historias estúpidas

noviembre 26, 2008 en 10:42 pm | Publicado en blog, celibataire, coupling, idioteces, mujer, Perú, single, soltera, soltería | Deja un comentario

Este es un post al que he estado dando algunas vueltas para contar. Imagino que lo he hecho porque la mayoría de las cosas que escribiré me dejan mal parada. Pero como es mi pasado y como yo ando exorcizando a mis demonios de esta manera, es un must. Hoy, post día del Maltrato Contra la MUJER (esa, con mayúsculas) creo que todas las que hemos sido maltratadas de alguna u otra manera, nos merecemos la catarsis de decir o contar aquellas cosas que nos han hecho aquellos que han tenido el gusto (el suyo, no el nuestro) de pasar por nuestras vidas y haber intentado “amansarnos”. Yo, les agradezco, modestamente, el trabajo de aprendizaje. Sin ellos, aún seguiría creyendo en que “la bondad de los extraños”, en el amor eterno, en Hello Kitty y cosas así.

 

Tons, les doy las gracias mil a:

 

1.- A ese que se fue de mi casa, burlándose de mí, luego de haberme negado a tener sexo con él, en mi propia sala, mientras mis hermanos veían tele al costado. Imagino que la cachetada que le dí resultó una caricia de monja (esa era yo). Con él aprendí a estar anclada en mis decisiones. Gracias.

 

2.- A ese otro que se juraba el hombre más guapo del universo y que se burlaba de mis valores. Imaginaba que yo estaba con él por su cacharro y por su inteligencia. Otro que me acusaba de monja y que, en su febril pensamiento, soñó que, una vez casado con otra, yo le iba a hacer “la terapia”. Con él aprendí a ser prudente, pero no cojuda. Gracias.

 

3.- A ese otro que cada vez que se cruza conmigo, me trata de “vieja” para arriba, sólo porque tiene 10 años menos que yo, pero más “experiencia”. Hasta ahora debe estar alucinando que soy la misma estúpida que le escribía mis primeras poesías y que le compraba las tarjetas de fono, para que pudiera llamarme, porque no tenía plata… pobrecito. Con él aprendí a no dejarme apantallar por las opiniones de cualquiera. Soy la responsable de mis propios sentimientos … y hay menores que él, mucho más apetitosos y considerados. Gracias.

 

4.- A aquel que me enseñó lo peor de su género, sin decir más de 20 palabras en un solo encuentro. El disponía de mi tiempo, mi cuerpo y mi mente, cuando le pegaba la gana y un día me echó de su propio auto, sólo porque le dije que me sacaba la vuelta…Gracias a su talento, aprendí a entender mi cuerpo y sobre todo, entender mis motivaciones. Aprendí a autovalorarme. Desde que le dejé de ver, mi vida fue increíblemente buena. Muchísimas gracias.

 

5.- A otro que me hizo prestarle dinero y luego se ofendió cuando le quise cobrar. Acabó conmigo cuando yo le llamé a su fono. Comió y bebió en mi casa, sin ascos. Le abrí las puertas de mi casa y de mi corazón, cuando pensé que ya todo era finit para mi…por las puras, oe. Con él aprendí que no hay el hombre perfecto, sino “el soportable” y que soy capaz de tener una relación … casi normal, jajaja… Gracias, oe.

 

6.- A ese que le contaba a sus compañeros de trabajo que “estaba saliendo con una vieja que tenía plata” osea, yo. Era incapaz de pagar alguna cuenta y me miraba como si nada, cuando sacaba mi monedero. Sin embargo, con él aprendí más cosas que con el resto: lo agradable que es gritarle a un hombre (jajaja), dejarlo plantado en plena calle, irte de su depa cuando “el recién empieza” o tal vez, tirarle el fono o dejarlo esperar en el msn sólo porque sí…

 

7.- Y finalmente, al que yo creía el amor de mi vida: me enseñó que casi nunca es recíproco; que es verdad que los hombres no se dan cuenta de nada, a menos que se los hagas notar. También me enseñó que lo mejor que puedes hacer cuando un gran amor se caga, es largarte reeeelejos. Gracias, muchas.

 

 

Bueno, no son todos, pero son los trascendentales. Algunos me hicieron llorar lágrimas de sangre, mientras su más probable pensamiento fuera “la tengo comiendo en mi manooo” y era cierto. Yo me la pasaba pensando que no era lo suficientemente buena para merecer que me quisieran de verdad. Vivía soñando con el día con que todo cambiara y me miraran de verdad, cuando la verdad era que yo era una cojuda que les permitía semejante maltrato.  Señores, no les extraño. Ni una pizca. Es más, me parece increíble que sigan vivos: el mal regresa con rebote; tons es locazo que puedan levantarse a seguir pateando traseros, sin consecuencias fatales (al menos hasta donde recuerdo).  En tanto, hoy vi las fotos de uno de ellos en el feis, hecho una ballena…. la revancha ha empezado desde hace mucho…

 

Qué lindo. 

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: