Posteo tardío de un día de feria.

septiembre 23, 2008 en 4:09 pm | Publicado en blog, dinero, fomento de la lectura, idioteces, medios de comunicacion, mujer, otras webs, Perú, soltería | 5 comentarios

foto de aquí

Como siempre, leyendo cosas por ahí, me quedé pensando en las cosas que suelo ver, algunas sumamente trascendentes para mi estancia en este planeta, que suelen pintar a la especie humana de manera que sólo puede ser descrita como desconcertante… osea, que me descomputan, caray.


 Ese domingo me armé de valor y crucé media Lima para llegar a la Feria Internacional del Libro de Lima. Era el último día y yo iba por dos buenos motivos: primero, para ver las “nuevedades” de la feria, segundo, para intentar inculcarle a Danigot el amor a los “libracos”, y despegarla de una puta vez del Disney Chanel y de la página web de Panfu (que voy a investigar más detenidamente), donde pasa la mayor parte del tiempo. Hasta  ahora, a los 10 años, le cuesta recitar decentemente la tabla de multiplicar del 7.

 

Asi que, en plan pedagógico y con mi padre (mi otro niño asignado), los tres nos trepamos a la 49 y nos acomodamos lo mejor posible para que pudiéramos despegar nuestros traseros al final de la av. Arenales, en plan trasbordo, rumbo al Jockey. Aún no cobraba e iba dispuesta a “romper” mi tarjeta de crédito…


 La FIL, de entrada, me dio un deja vu con la antigua Feria del Pacifico: todo el mundo paseando, todo el mundo exponiendo lo mismo que puedes encontrar en las librerías más conocidas…


 Pero bueno, yo no iba a hablar de la feria, la verdad. Iba a hablar de lo que me pasó ahí.


 Luego de arrastrar a Chucky (Danigot) hacia los stands de literatura infantil, rogándole que mirara más libros que aquellos que estaban asignados para las edades preescolares,   y que mi padre se pasara la mañana entera mirando tres puestos de venta, pudimos visitar –corriendo, con Danigot- un promedio de 40 puestos de los 200 de la FIL.


 Cuando nos comenzó a sonar la panza, nos alegramos de caer en el restaurante, armado especialmente en la FIL. Por un precio asombrosamente decente (para el Jockey, se entiende) almorzamos relativamente tranquilos. Todos, con nuestras recientes compras, casi sin mirarnos, íbamos comiendo. Y entonces, los ví.


 Llegaron, miraron al resto con sus caras de autosuficiencia, es decir, con una alta línea de horizonte, mientras un piquichón les pasaba los platos de comida. Se sentaron en una esquina apartada, pero lo suficientemente visible como para que nadie dejara de verlos. En sus caras, esas expresiones de “soy famoso, salúdame”, desconcertaban a la mayoría de la gente, que no los conocía (la mitad de Lima va a la FIL a comprar diccionarios, y estaban en rebaja) que veía a un grupo de tíos de aspecto culturoso, mirando a la distinguida concurrencia, sonrientes y con los ojos bien abiertos.

 

Yo, en medio de mi almuerzo, esforzándome porque Chucky comiera todo, mi padre no metiera la manga de su camisa en su ají de gallina y autobolsiqueándome para saber si había traído una Ranitidina, me los quedé mirando un instante, para reconocer a varios de ellos y me reí, entre colérica y aliviada, de no conocerles in person y no haber leído ni sus artículos en los diarios que dan cabida, como siempre, a la misma gente de todo el tiempo y sobre todo, a la gente que cree que tiene talento, sólo porque tiene ventana. Esa gente, que cree que porque conoce a fulano y a perengano, tiene la capacidad para decir “quién sí” o “quién no” es “Cultura”. Esa gente, endiosa a mediocres y ningunea genios. Esa gente, cuyo más grande esfuerzo ha sido pedirles a los amigos de papi que les den una oportunidad en sus diarios y medios de comunicación. Esa gente, que permite el embrutecimiento del resto y que gana reconocimientos por ello. Esa gente.


 Odio a las multitudes. Ergo, me fui antes de que llegara MVLL – ni idea que iba a ir- mientras todo el mundo esperaba entrar.


 Mi colon, irritado, reaccionó tardíamente, camino a casa.  

Anuncios

5 comentarios »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

  1. Nombres pues, Dream. Aunque sea ponte las iniciales. Alguien dijo Feria de las vanidades?

    Para mí, lo único bueno de las ferias son las llamadas actividades culturales (algunas, claro).

    En materia de ofertas libreras, cualquier librería en el día menos pensado, las mesas de saldos o los reducidores de Quilca (los formales, también), siempre serán una mejor alternativa.

    Saludos,
    R.

  2. Yo no fui a la FIL, temía toparme con un lorna que busca novia y tener que soplar a tantas -parafraseando a Servando y florentino- cholitas aguantas detrás de él.

    No martirices a Danigot, yo a su edad aprendí a contar hasta el 100 -y lo hacia hasta el cien-.

    Saludos, ya llega el dia del periodista. Ojalá y hagas un post 😛

  3. r.: imagínate si les iba a hacer publicidad, colocándoles sus names.

    maxi: bueno, para no encontrarme con fans histéricas, fui el último día…pero me encontré con las vacas.

  4. ¿Y con quien te encontraste? Son Soberón, con Thais, ¿minimo les tiraste el aji de gallina que te estabas comiendo?

    :S

  5. La “intelectualidad limeña” es un fantasma amenazador, que disfruta mordiendo nuestras cabezas. En realidad, la cultura en este país está manejada por un lobby de barbudos y barbuditos que tienen cuenta en la mayoría de locales barranquino-miraflorinos.

    A propósito, Sara, creo que la manchita de la que hablas vivió en la FIL aquella semana, porque yo también los vi durante una de mis travesías comiqueras por el recinto. Siempre los mismos, siempre hablando de lo mismo, y siempre tomando lo mismo. Con cuidadito, eso sí, no vaya a ser que se estropee el euro-look. Y siempre observando ademanes de intelectual, para que se note a leguas que somos super-super- sofisticados.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: