Rezame.

agosto 16, 2007 en 10:44 pm | Publicado en vida | Deja un comentario


Del pedo. Sinceramente. De estar viendo tele a salir corriendo como loca hasta el centro de la pista, previo apagado de la cocina. Luego, abrazando a mi sobrina y a mi madre. la primera, lloraba silenciosamente y la segunda rezaba a gritos. Yo, por supuesto, de efecto retardado, miraba extasiada los postes de luz que se balanceaban y mantenía la calma. El bamboleo era interminable y ya veía yo que la pista se abriría, para tragarnos a todas, con mi resignación. No importa, faltaré a aquella cita importante. Luego llegaron las noticias y las lágrimas. Y mientras se secan, rezo (aunque para algunos sea poca cosa) por lo que no volverán a vivir.

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: