Fin de año

enero 1, 2007 en 1:20 am | Publicado en blog, celibataire, familia, idioteces, mujer, single, soledad, soltera, soltería, writing | Deja un comentario

Hummm.No hay nada peor que recibir el verano con una gripe que hace que tu nariz gotee impertinentemente, a pleno sol perpendicular con tu cabeza. De la misma manera, no hay peor modo para recibir el año que tener cosas sin limpiar en casa. Pero no me ha quedado màs remedio que limpiar lo único que realmente me interesa en estos momentos: mi mente.

Siempre me burlo al decir que ha sido un año con más fama, que fortuna. Por un lado, si al menos no he logrado llevar más de lo mínimo para sobrevivir en esa locura que es la pintura, al menos no he caido muerta de inanición. La caridad de los demàs ha estado buena, y es al parecer por los frutos de mi persistencia (si, para no mandar al cacho todo lo que me molesta, para variar) y continuar con las artes creativas. Pese al fin del colectivo de pintores en el que me encontraba, las perspectivas vienen bien, por que la intenciòn del grupo ha ido más allá del happening (¿oie? ¡¿Y si exponemos juntos?!) para pasar al asunto mercantilista (oie, si a todo el mundo le va bien, !nosotros podemos hacerla!) con más cara optimista que otra cosa. Al menos, espero que tanto positivismo no se quede, vallejianamente, en la puerta del horno. Nooo.

Y mientras tanto, como dije, ganando con las justas para sobrevivir con mi misio sueldo mil oficios, amén de varios cachuelitos que no cayeron nada mal, pero que igual se fueron volando, cual golondrina pre veraniega.

Me sigo asombrando por la noticia de que uno de mis sobrinos ha decidido casarse. Es casi una afrenta a mi soltería, ¿acaso se han vuelto locos todos? Si yo me armo de valor sólo para decidir aceptar una relación (con todo el compromiso que ello implica) ¿es posible que la gente aún decida creer que “para siempre, amorcito” es verdad?. Llámenme resentida. Llamenme descreida. Mejor, llámenme loca; porque pienso que en una sociedad egoista en la que estamos, donde todo el mundo (e incluso yo, no soy santa oie) se figura que primero debe lograr su autosatisfacción antes que la del prójimo, sea posible que un par de ejemplares típicos de ella sea capaz de perserverar. No lo creo.

Es una especie de epidemia egoista en la que el afàn por ruletear, hasta que se te quiebren los huesos, ha calado en lo más profundo de nosotros. Alguien debe detenernos. De obrar indiscriminadamente, contra el del costado, contra el planeta y contra nosotros mismos. Algo así como aquel respiro de alivio luego de enterarnos que la fecha en la que se apagarà finalmente el Sol, será en un chupo de años. “Ahhh- dices, aliviado- en ésa época ya no estaré vivo”

Inconciencia.

Por eso , mi único propósito para el 2006 es el dejar de ser tan indolente como el resto.

Chaufa.


Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: