Home

julio 14, 2005 en 8:47 pm | Publicado en amor, blog, boys, mujer, writing | Deja un comentario


Estaba sentada tomando mi desayuno. Sin querer, apareciste en las noticias. No porque atacaran aquella ciudad, si no porque sé que la caminas. A veces a pie, a veces cumpliendo con aquel empleo de medio tiempo que tienes que llevar, porque todo es demasiado caro allá.

¿Los niños siguen cantando por las mañanas, en aquella capilla? ¿Tu padre sigue viendo el fútbol los domingos por la tarde? Imagino que te echo de menos porque estuviste haciéndome compañía cuando nadie lo hacía. Imagino que te echo de menos porque te esperaba con cierta inquietud, para comparar las cosas que hacíamos y en ese interín, me iba involucrando en tus cosas, perteneciendo, en ese pequeño espacio de tiempo, a tu rutina. Me aburre reconocer que me haces falta. No logro localizarte desde ese día. Sé que estás perdido. Ven a casa.

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: